• es
  • en

Existen en el mercado diversos tipos de calentadores de agua para agua caliente de consumo, los cuales se puede clasificar por una serie de características técnicas que les otorgan rasgos distintivos:

  1. De fuego directo o indirecto:
    • –Calentadores de fuego directo.
      Como su nombre lo dice, calientan el agua de consumo en forma directa, enfrentando al tubo por donde circula el agua, o al recipiente donde se almacena el agua, a la flama o los gases de combustión calientes de un quemador.
      Características: El agua de consumo, normalmente contiene sales y minerales disueltos. Las paredes del tubo donde circula el agua o el recipiente, donde re almacena el agua, al ser calentadas a fuego directo, alcanzan altas temperaturas. Las sales minerales disueltas, al alcanzar temperaturas mayores a 70°C se incrustan, pegándose en el material que lleva a cabo la transferencia de calor. Como estas incrustaciones de sales y minerales forman una capa aislante, que impide la correcta transferencia de calor, requerida para enfriar el material del tubo o recipiente, progresivamente va bajando la transferencia de calor y con ella la eficiencia del calentador, hasta que eventualmente, el material se perfora o se quema.
      Eficiencia: Baja progresivamente en forma drástica, hasta eliminar la vida útil del calentador.
    • Calentadores de fuego indirecto.
      El calentamiento del agua de consumo se lleva a cabo, con la ayuda de un tercer medio (agua o vapor) en circuito cerrado, previniendo de esta forma incrustaciones mayores y sus consecuencias negativas.
      Características: El fuego o gases de combustión calientan primero al tercer medio: agua o vapor en circuito cerrado. El tercer medio (agua o vapor en circuito cerrado) transfieren su calor al agua de consumo, con la ayuda de un intercambiador de calor. El agua de consumo se caliente en forma indirecta y al no enfrentar las altas temperaturas del fuego o gases de combustión, se elimina o se reduce drásticamente el problema de la incrustación y sus consecuencias negativas.
      Para lograr una larga vida útil y una eficiencia de transferencia de calor alta, constante, a través de los años, se requiere de un calentador de fuego indirecto; un equipo de mayor tamaño y con un costo inicial de adquisición mayor.

     

    Powermaster recomienda utilizar únicamente calentadores de fuego indirecto para garantizar una larga vida útil, altas eficiencias mantenidas durante toda la vida útil, menores consumos de combustibles, tener costos de mantenimientos bajos y obtener una alta confiabilidad.

  2. De paso o de depósito:
    • – Calentadores de paso.
      El intercambio o calentamiento del agua de consumo, se lleva a cabo directamente en el paso del agua por el intercambiador de calor, el cual normalmente es calentado a fuego directo.
      Ventajas: No requiere de un tanque de almacenamiento de agua y por lo tanto genera ahorro en el espacio o área requerida.
      Desventaja: Al abrirse varios consumos (regaderas) existen fluctuaciones fuertes en la temperatura del agua caliente de cada regadera, causando molestias en los usuarios finales, que deben regular la temperatura de su regadera muchas veces. La calidad de baño, debido a estas molestias, es mala. Vida útil menor.
    • Calentadores con la ayuda de un recipiente amplio o si es necesario, con la ayuda de un tanque de almacenamiento de agua caliente.
      Con la ayuda de un recirculador de agua caliente, se recircula el agua a ser calentada, entre el intercambiador de calor del calentador y el agua del recipiente o tanque de almacenamiento.
      El intercambiador de calor puede estar instalado dentro del calentador de agua a fuego indirecto, o bien, dentro del tanque de almacenamiento de agua caliente.
      Ventaja: Al tener almacenado un gran volumen de agua caliente, se eliman las fluctuaciones de temperatura, en las salidas de los consumos (regaderas). La calidad del baño se eleva, pues se eliminan las molestias causadas por fluctuaciones de temperatura en el suministro de agua caliente.
      Vida útil mayor.
      Desventajas: Requieren de un equipo más grande, con mayor volumen y mayor área de cuarto de máquinas.

     

    Powermaster recomienda utilizar un calentador de paso únicamente para un solo usuario (normalmente regadera) y utilizar un calentador de depósito para más de un usuario para garantizar una temperatura de salida constante para los usuarios y contar con un excedente de capacidad para cubrir cualquier pico de demanda que rebase el flujo normal calculado, logrando de esta forma, mayor vida útil del equipo, mayor confort o calidad en el baño de agua.

  3. Condensantes o no condensantes:
    • Calentadores condensantes – son aquellos en los que las temperaturas de los gases de combustión pueden llegar a niveles inferiores a la temperatura de bulbo de los gases, causando que el contenido de agua evaporada contenida en ellos pase a fase líquida (condense) y con ello entregue la energía latente del cambio de fase al agua de consumo a ser calentada. Un calentador condensante debe de estar diseñado para soportar la corrosión causada por la condensación de los gases de combustión y para drenar la acumulación de agua correspondiente. Normalmente un calentador condensante requiere de temperaturas de entrada del agua de consumo muy bajas (alrededor de los 15ºC) para lograr condensar, lo cual normalmente no es el caso. Cuando las temperaturas de entrada del agua de consumo son mayores a estos niveles y no existen condensaciones en los gases de combustión, un calentador condensante se comporta de la misma manera que uno no condensante.
    • –Calentadores de agua no condensante – son aquellos en los que el diseño del equipo no contempla que los gases de combustión pueden llegar a niveles inferiores a la temperatura de bulbo de los gases y por lo tanto no requieren contar con materiales especiales para soportar la corrosión y el drenaje correspondiente. Normalmente todos los calentadores de agua de depósito operan de forma no condensante y son del tipo no condensante.

 

Powermaster recomienda utilizar un calentador condensante cuando no exista un depósito de agua de reserva, ya que cuando si existe un depósito la temperatura de alimentación del calentador será mayor a la máxima requerida para lograr condensaciones y el calentador se comportará como uno no condensante.