• es
  • en

Una caldera es un intercambiador de calor.  El intercambiador de calor puede ser de uno, dos, tres, cuatro, cinco o más pasos.  El número de pasos es irrelevante. Lo importante es el área de transferencia de calor (en m² o pies²) y si el área es 100 por ciento efectiva – Ver Wet-Back.  Importante también es la eficiencia que garantiza el fabricante, la temperatura de los gases a la salida de la caldera, su consumo de combustible al 100% de carga, y en cuanto a la vida útil de la caldera, el diámetro de su hogar de flama y el coeficiente de fatiga del hogar de flama.

Una caldera de 4 pasos, no tiene una mayor área de transferencia de calor, que una de 3 pasos.  No tiene mayor eficiencia, y no tiene un menor consumo de combustible.

El número de pasos de una caldera de tubos de humo, no brinda ningún beneficio. Los pasos nos dan únicamente el arreglo de los tubos dentro del diseño de la caldera.

En la fórmula, para el cálculo de un intercambiador de calor (caldera) no interviene el número de pasos del mismo.

Intervienen únicamente:

  • El área efectiva de un intercambio de calor.
  • El coeficiente de transferencia de calor.
  • El diferencial logarítmico de temperaturas.

 

Powermaster cuenta con diseños de tres y cuatro pasos en sus calderas de 80 a 1000 HP y en ambos casos ofrece las mismas eficiencias garantizadas, con la diferencia que en los diseños de cuatro pasos se requieren ventiladores para el quemador con más potencia, elevando el consumo eléctrico. Por ésta razón Powermaster recomienda adquirir una caldera de 3 pasos salvo que se requiera tener la chimenea al frente de la caldera por las restricciones geométricas del cuarto de máquinas.